Archive for the 'Mauro' Category

El Castillo de Villa del Parque, una hermosa construccion de antaño… ¿embrujada?

castillo1.jpgcastillo51.jpgEl Castillo de los Bichos recibió este nombre debido a que su fachada exterior estuvo adornada con pinturas de animales extraños. Es un orgullo del barrio porteño de Villa del Parque. Su fachada fue modificada durante los últimos ciento veinte años. Esa edificación estuvo a cargo del ingeniero Muñoz González y se terminó de construir a fines del siglo XIX. En 1906 la inmobiliaria Guerrico y Williams intentó ofrecer a la venta el lote, aunque el castillo ya estaba terminado. Sin embargo, nunca lograron venderlo, ya que por el barrio circulaban leyendas sobre la existencia de almas en pena, precisamente de dos jóvenes enamorados que fueron atropellados por el tren que pasaba (y pasa actualmente) a media cuadra del Castillo, donde ellos vivían. La leyenda es aun hoy repetida por los vecinos menos escépticos y supersticiosos.  Más allá de su aspecto mitológico, la cuestión es que todos los emprendimientos comerciales que se llevaron a cabo fracasaron rotundamente.  En una oportunidad, tuve la posibilidad de entrar al Castillo por una fiesta de gente amiga de mis padres. Yo tenía diez años aproximadamente. Recuerdo haber escuchado zapateos, sollozos y gritos. Pregunté si había otra fiesta en la planta superior. Me dijeron que no, que todo estaba abandonado en las plantas superiores. Nunca supe si era verdad o una viveza para burlar mi inocencia.

El Regreso al Pasado

ppatriciosedeluca.jpgppatricioslarioja.jpg La vieja ciudad de Buenos Aires en algunas fotos. En este caso, el barrio elegido es Parque Patricios. Distintas esquinas y calles. En una de ellas, parte de un sector de manzana que todavía no había sido construido.

parquepatricios-cinevurquiza.jpg

El Palacio

Muchos han pasado en auto a gran velocidad por la Avenida Córdoba al 1900 y han quedado atónitos con el “castillo de antología” que se erige sobre nuestras miradas. Pocos, creo yo, saben bien de quien se trata o bien saben solamente que “es el Edificio de Aguas Argentinas”. Mi opinión personal es que es muy pobre esa designación, teniendo en cuenta su suntuosa fachada, considerada por muchos como la mayor obra arquitectónica de la Ciudad de Buenos Aires. Por esta razón, considero necesario dar a conocer su verdadero nombre: se trata del Palacio de las Aguas Corrientes, construido hacia 1887, y almacena dentro de sus paredes la historia de su construcción y la de otras construcciones emblemáticas (La Casa de Gobierno, por ejemplo), como así también la historia y documentos de la tradición sanitaria de la Ciudad. Su edificación se basó en la estética británica de la época y asimismo sucede con los muebles y artefactos en su interior. Existen también afiches publicitarios de la época con así también la maqueta del proyecto de construcción del Teatro Colón. Sobre la calle Ayacucho se encuentra la entrada de Aguas Argentinas (actualmente su verdadero nombre es AySA).En su interior, sus pisos son de madera, pulida y plastificada. Consta de una altura extrema, como estaba de moda desde antes del siglo XIX. Luego de una gran recepción, se encuentran las cajas y oficinas de atención al cliente de la empresa. Mas allá de esta faceta comercial del Palacio, es una gran alternativa turística que muy pocos consideran.  

Rastisurbanos en el mercado inmobiliario

Las características de los edificios dan forma a la identidad de nuestro blog y de alguna manera nos interesa no sólo la superficialidad de los edificios, sino también la forma en que estos colosos de la ciudad influyen en la sociedad. Más allá de las recientes protestas masivas contra la construcción, los edificios y los inmuebles en general se injieren de manera mercantil entre las personas. En efecto, nuestra intención es asesorar a nuestros visitantes, estableciendo la diferencia entre los precios que en teoría se manejan en el mercado y los precios “inflados” que efectivamente salen a escena en la Capital Federal.

En Caballito, por ejemplo, el precio máximo de una propiedad a estrenar por metro cuadrado, no debería superar los u$s 1.350, aunque la realidad marca que actualmente se están cotizando en hasta u$s 1.500 el metro cuadrado. En Palermo, por otra parte, la situación es más alarmante. Si bien es un barrio considerado “caro”, su tasación máxima por metro cuadrado es de u$s 1.550. Si ustedes llamaran a cualquier inmobiliaria y consultaran metro y precio, se darán cuenta que en varios casos la sobrevaluación estará a la orden del día. ¿u$s 1.700 el metro? ¿u$s 1.800? Todo es posible en
la Ciudad.

Ahora bien, un tema a debatir: ¿son verdaderamente las inmobiliarias quienes “inflan” los precios? Por experiencia efectiva personal, los propietarios especulan audazmente con los valores. Las inmobiliarias están perdiendo paulatinamente su “idiosincrasia” tradicional, aquellos rasgos que suponían la tasación y la planificación de venta, ya que hoy son los dueños los que finalmente ponen los precios a sus propiedades. Salen a caminar, a comparar y a deducir lo que vale su propiedad. Recién ahí se dirigen y encargan la venta a una determinada inmobiliaria (siempre y cuanto se los tase en el precio que ellos “cotizaron” previamente) en acto demasiado buergues para mi gusto. Ah, claro, después se fastidian cuando ellos mismos deben salir a comprar y a enfrentarse con otros propietarios más aburguesados que ellos.

En definitiva, es un circulo vicioso del que unicamente podemos salir tomando conciencia individualmente y ayudando a “cristalizar” el mercado inmobiliario.


La ciudad: Su arquitectura, las diferentes maneras de construir, el abanico de formas que pueden crearse con los mismos elementos… Casi como los rastis y otros juegos de construcción, pero más grandes y más pesados… Somos estudiantes de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA y creamos este espacio para trabajar esta temática urbana.
CONTADOR
blog stats